El Clarín

Investigación sobre nazismo.Un nuevo libro “Las drogas en el Tercer Reich”, afirma que él y otros jerarcas nazis abusaban de todo tipo de drogas y medicamentos.

¿Hilter drogado? Un nuevo libro sobre Führer dice que sí. / AP

¿Hilter drogado? Un nuevo libro sobre Führer dice que sí. / AP

¿Vivía Hitler drogado? Un nuevo libro afirma que él y otros jerarcas nazis abusaban de todo tipo de drogas y medicamentos que lospredisponían a la euforia y a los cambios repentinos de humor.

“Euforia total” (por la “guerra total” de los nazis) “Las drogas en el Tercer Reich” es el título de la nueva investigación sobre el nazismo, publicada hace unos días en Alemania y que ya se está traduciendo al inglés.

Su autor, Norman Ohler, trabajó durante cinco años en archivos de Alemania y Estados Unidos, buceando en el consumo de drogas entre los oficiales nazis y también en el ejército, un aspecto del nazismo que los principales biógrafos de Hitler como Ian Kershaw o Joachim Fest trataron solo como nota al margen.

Según Ohler, los asistentes de Hitler solían levantar de la cama a su médico personal Theo Morell en medio de la noche para comunicarle que el “Führer” se moría de dolor. Entonces el doctor iba rápidamente a aplicarle una inyección que, de acuerdo al nuevo libro, seguramente contenía un analgésico opioide llamado oxicodona. La misma droga le habría servido a Hitler para superar el dolor después del atentado en su contra cometido por el conde Claus von Stauffenberg el 20 de julio de 1944.

El autor Ohler juega con las palabras y titula “High Hitler” (por “Heil Hitler”) el capítulo en que describe que el “Führer” tomaba hasta 74 sustancias distintas por día para curar todo tipo de males. Aunque se sabía que las recetas del doctor Morell contenían de todo, la tesis de Ohler es que Hitler era toalmente dependiente de esos remedios y vivía como en una nebulosa. “Como un atleta que se dopa y no puede parar, no puede volver atrás”, describe el autor y periodista en una entrevista con la emisora Deutschlandradio.

Pero si estas drogas volvían a Hitler eufórico, sobre todo en los últimos años de la guerra, el autor del nuevo libro advierte que el efecto sólo implicaba fortalecer una voluntad que los nazis convencidos ya tenían de antes. Según Ohler, las drogas no jugaron un papel en la toma de decisiones como “la guerra total”, las invasiones, la locura racista y la persecución, explotación y muerte a los judíos.

El ejército nazi, la Wehrmacht, y las SS hitlerianas habrían usado algunas drogas como una especie de “arma mágica” para la guerra. Los soldados aumentaban su resistencia física con un remedio comercializado con el nombre de Pervitin, una metanfetamina que se vendía libremente en farmacias hasta 1941 y que se utilizaba para calmar el dolor en enfermedades crónicas.

En una entrevista con Deutschlandradio, Ohle menciona también las intervenciones de la marina alemana en el final de la guerra , unas misiones con submarinos y buques en las que los efectivos habrían resistido con un cóctel experimental de drogas conocido como D-IX. La mezcla de metanfetamina, cocaina y oxicodona había sido probada anteriormente en los prisioneros de campos de concentración.

Anúncios

Deixe um comentário

Preencha os seus dados abaixo ou clique em um ícone para log in:

Logotipo do WordPress.com

Você está comentando utilizando sua conta WordPress.com. Sair / Alterar )

Imagem do Twitter

Você está comentando utilizando sua conta Twitter. Sair / Alterar )

Foto do Facebook

Você está comentando utilizando sua conta Facebook. Sair / Alterar )

Foto do Google+

Você está comentando utilizando sua conta Google+. Sair / Alterar )

Conectando a %s

%d blogueiros gostam disto: